argantonio

Un viaje por dentro

Mis ojos no miran hacia fuera

Miran hacia muy adentro

Como si otra vida tuviera

Sin haber encontrado el centro

 

Con mis oídos escucho el silencio

La paz de los campos no me altera

Por la arenga solo siento desprecio

Y presumo de tener vacía la billetéra

 

Escucho la música del viento

Y también las risas infantiles

Cuando vuelven de la escuela

 

El aire es vida en movimiento

Los pájaros son correveidíles

Y a todos cuida la paciente abuela



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.