murua storni

Darse ..

DARSE...

 

... Te doy... te di... en mil fuegos y razones

 la locura constante y permanente de tenerte

                      de sentirte sin tocarte

 

cerca del cielo y dentro de mi mente

 por las dunas y los valles, que la vida nos dibuja

 a cada paso, con la energía primordial

                     que evade el miedo.

 

... aire fresco renovado, con aroma a eucaliptos

 me trajeron el recuerdo de una mirada

 que aún no conozco

 pero que en mi alma estaba grabada

                        en los sueños que estreno

 

por cada nueva mañana

                           que te trae de nuevo...

 Mi sonrisa y una súplica, al cielo

 confiada y sin temores elevé,

 con las pupilas semiabiertas

                         a mi ángel yo llamé.

 

Te doy... te di... me respondió tu presencia

 con un beso de agua... una sonrisa abierta

 ahuyentando tristezas con una caricia

 y una rosa nueva, abierta en mi jardín.

 

Me diste y te doy... todo lo que somos

 por siempre, por el sendero simple,

 que junta misteriosamente, los anhelos

 

Me di  y  me doy, y siento tu mundo en mí

 y mi mundo en el tuyo...    

                                      por siempre      



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.