IturAlva

TE RECUERDO CONTENTO

 

La tarde me fue escondiendo

de la luz de las miradas,

pero no importa el silencio,

no importan las madrugadas,

si yo camino contento

que vengan muchas jornadas.

El vino me hace opulento,

me quita la pena del alma,

me revive el pensamiento

y el recuerdo de mi amada.

Me transporta a otro tiempo,

a sus brazos, a su almohada

y no lloro de sufrimiento,

es que extraño sus palabras,

a mí no me las llevó el viento,

me quedaron bien grabadas,

forjadas con hierro hirviendo

en el centro de mi alma.

También quedaron sus besos,

sus caricias perfumadas,

el sabor de su cuerpo entero

al que le brindo alabanzas.

Comentarios1

  • mario mena mena

    Muy hermosa historia y musicalidad.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.