Maria Renteria

Sanadora (18/05/2014)

Como poetisa  quiero lograr

que tu corazón sienta que vive,

para que tu alma pueda cantar

y a veces ser voz triste que gime.  

 

No todo es alegre ya que hay llanto,

rayo de luz o recinto oscuro;

no siempre es alegre este mi canto:

cantar... que el corazón no sea duro.  

 

La voz que cura, la voz que sana,

dulce voz que libera la entraña;

suave voz que del interior mana,

no te frenes... ¡El silencio daña!  

 

¡Canta más, inspirada poetisa!,

¡Canta, canta, tu objetivo busca!

y con tu voz suave como brisa,

logra renovar tu amor... ¡que luzca!  

 

A la fuente de tu inspiración

adora con tímida locura;

¡loa, canta con gran emoción...

con palabras que el corazón cura.

 


María Teresa Ruíz Rentería © Todos los derechos reservados.


Comentarios1

  • kavanarudén

    Tu poema sana porque es la preciosa aclamación de un alma noble, enamorada, sentida.
    Cura, si cura. Vida, gran misterio que entreteje dichas, alegrías, pero también amarguras y tristezas. Aún así quiero vivirla en plenitud.
    Un abrazo y que tengas un feliz fin de semana
    Kavi



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.