Alberto Escobar

A un Ficus Frondoso

                                                                                       

 

Le topé de frente cual si fuera una aparición.
                                                                               Giré la esquina para entrar en el parque de la Pirotecnia
                                                                              y me invadió su porte, su presencia imponente, su frondoso
                                                                          verdor que no raleaba ni desde una mirada cercana y minuciosa.

                                                                                        Me dio un brinco el corazón ante tanta belleza.
                                                                                   Pensé si era concebible tanta lozanía y majestuosidad
                                                                                         en un ser que emergiera de una simple semilla.

                                           No pude por menos de detener el fragor de la lectura que me
                                                                copaba toda mi atención para disfrutar de este don

                                                                          que el destino
                                                                             me brindaba.
 

                                                        Le contemplé - era una mañana de primavera -como si se tratase de un
                                                                                   cisne negro, de una rara avis

           que se me terciara como por arte de
magia.

                                                                  Detuve mi camino a su lado, acariciando su piel que se hizo sedosa
                                              antaño, seguramente por el roce de otras manos también rendidas
                                 de admiración.

Desde entonces - al menos una vez a la semana- repito el camino de
ida al trabajo para rendirle homenaje, más bien culto, como si fuera
un dios céltico.

                                                      Me detengo ante su voluminoso tronco, miro hacia arriba para abarcar toda
                                                  su espesura y le acaricio la rama principal que sale hacia la derecha, que tiene


un tacto suave como                                                                                                                   Platero.

Comentarios3

  • Fabio Robles

    Lindo poema a ese testigo de tu paso y al que le rindes homenaje . Saludos Alberto

    • Alberto Escobar

      Gracias por tus cariñosas palabras. Un abrazo

    • FABIO BOHORQUEZ RODRIGUEZ

      Alberto:

      Hermoso poema
      e ese ficus frondoso
      y siempre bello.

      Un abrazo de amistad.

      • Alberto Escobar

        Gracias por tus palabras Fabio. Saludos

      • El Hombre de la Rosa

        Muy hermoso y bien versado tu genial poema estimado Alberto...
        Un placer su lectura...
        Un fuerte abrazo de amistad...
        El Hombre de la Rosa

        • Alberto Escobar

          Me alegro de tu visita amigo del alma. El título y la idea tiene en su lejanía inalcanzable el Olmo Seco de mi paisano. Un saludo.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.