h b k

No mires la verdad

No mires ni toques esas aguas

Esas aguas cristalinas

Que corren en ese riachuelo

No mires esas aguas porque nunca las miraste antes

Ni nunca la miraras

Que es parte del paisaje tan bello

Que admira el mundo entero

 

No son aguas las lágrimas

No son aguas las aguas

Dios no es agua

Ni el hombre lo es

Nadie y de nadie es el agua

Pero todos la necesitamos

A un tímido líquido vital

 

El ser es tan sediento y ardiente

Que es peor que el pecado

Por eso no hablo en el raro engaño

 

Nadie y todos lo conocen

No parece humano

Pero con la paciencia que recorre

A más allá nunca llegara

Pero el causal del caudal debe de continuar

Y nuestra misión es no dejarla escapar

Porque el agua es como el agua

En abundancia está

Y en abundancia se acabará.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.