Hugo Enrique

La mejor mujer del mundo

Querida nodriza de piel clara,
¡escucha!,pon atención a estas palabras,
que aquél a quien tu vientre creara,
aclamos de amor tiene para ti en llamas.

Lágrimas,sufrimiento y soledad,
se vieron acabadas con mi llegada,
a tu tibio regazo lleno de suavidad,
mi alma entera para ti,para ser amada.

Ni la flor más hermosa se compara contigo,
a lo sublime,frágil y tierno de tu ser.
Toma la mano de tu mejor y más fiel amigo,
mi amor por ti,infinitamente estará cada amanecer.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.