angelillo201

Feudo de la Paz Vall d´Uixó



Silencio elipsis.

Tu hablas agua clara,

bajas de montes y cuestas de las calles empinadas.

Silencio.

Las torres del pueblo vigilan caídas,

desde el subsuelo.

Y los ojos van dirigidos siempre hacia el mismo agujero.

El feudo: eternamente habitado.

Con sus gentes cogidas en un anillo.

Unas veces el anillo controla.

Otras veces el anillo vigila.

Y el feudo pervive eterno,

con idénticos recuerdos,

nuevos y viejos,

entre sus gentes modeladas en el tiempo,

únicamente para producir.

Angelillo UIxó.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.