Carlos_P10

VIVO

 

La soledad se afana
y ante nuestros pasos
el diafano devenir
nos deja embalsamados
de su extraño ser.

 

Las hojas bailan al son del viento
mientras los rayos del sol
iluminan la opacidad de nuestros ojos.

 

Con un ojo observo la vida
y con el otro la muerte
degusto el sabor de la existencia
y me trago mi propio sufrimiento.

 

Reposo, descanso, muero...
Me desasparezco o tal vez me transformo.
Gozo, bailo, vivo...
O tal vez, disfruto lo que debo disfrutar
en una vida que no debo vivir.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.