eledendo

Los dos caballos

 

 

 

 

 

... esta noche pasada, tumbado en el lecho, sumido en la penumbra y boca arriba,

durante mucho rato, de tú a tú, con voz tensa y a brazo partido, departiendo estuve con la muerte,

y ello, sin que la arrogancia o el odio, la ira o el miedo lograran imponer su furia entre nosotros;

... sin embargo, y al fin, tras mirarnos uno al otro de forma poderosa, dura y fijamente,

acordamos salir a batirnos al mundo del deseo, al mundo de los sueños;

... al otro lado, dos soberbios caballos, negro y blanco, esperaban inquietos y briosos;

subimos a ellos, y conscientemente, cual exhalaciones y a todo galope, salimos, espoleándolos;

... me he detenido, y, sudoroso, mi caballo blanco tasca el freno y vuelve y vuelve la cabeza;

en realidad, todo, todo es silencio con más y más silencio,

de atrás no llega eco, luz diferente ni frecuencia alguna;

creo que he ganado la carrera.

 

 

http://www.oriondepanthoseas.com

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.