Esteban Mario Couceyro

Cosas blancas como la sal

Hay un barco en la mar

solo veo sus velas

blancas, como la sal.

 

Estás tu, caminando

por las orillas

apenas veo las faldas

blancas, como la sal.

 

Hoy el cielo es tan vasto

con nubes que aparecen

del oriente, en tumulto

blancas, como la sal.

 

Las gaviotas llegan

y pelean por los restos

del mar, carnes

blancas, como la sal.

 

Solo en mi pecho

hay una ausencia

que se va en ríos rojos

de sangre y amar.

 

Cielo y viento

una vela en la mar

donde tus pies se alejan

como las gaviotas, tras las nubes.

 

Solo yo

quedo aquí, detenido

en amar, las cosas

blancas, como la sal.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.