alberto1980

De hojas amarradas



Conoced a un hombre

que construía castillos

encima del viento,

 

y los ocultaba

del sol y del frío,

del río y del sueño,

 

su breve paso por el camino

y todos los caminos abiertos por sus pasos,

 

de harina seca tiene los dedos,

de polvo y tristeza se hizo las manos,

 

No espera nada de la vida,

no desespera por un abrazo,

 

No guarda nada en los bolsillos,

ni colecciona momentos gratos,

 

La gente lo mira pasar despacio

los dedos por los relieves del muro,

y les divierte verlo impasible,

diluirse en las aguas del tiempo

como una bandada de gotas de lluvia

que se niega a morirse en el suelo,

 

Uno de sus castillos más bellos

tiene un oasis en medio

y un desierto de arenas finas y dunas

que nunca han conocido

el mar abierto,

 

Las espigas de sus cabellos

alimentan a los grillos que pastan de noche

mientras se enredan en sus pensamientos

imágenes de pájaros cautivos,

serpientes amables,

y árboles sombríos,

 

Sube siempre que puede

por escaleras de agua,

o navegando entre las piedras

en un barquito de hojas amarradas

que apenas resiste las muchas tormentas,

 

Cuando no escucha ese imparable sonido,

cuida con amor los musgos

que han crecido en las mejillas de ella,

y seca sus ojos lluviosos,

y besa su frente morena.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.