Lucy Quaglia

Espera en El Cairo

Horas que desgranan

Mirando el reloj,

De cosas que pasan

Sin tiempo ni amor.

Horas que desgranan

Sin pena o dolor,

Que pasan tranquilas

Con ritmo cansino,

Manso y aburrido,

De vidas lejanas,

Torturas terribles

Que solo adivino,

Y vidas que al irse

Le llevan al viento

Las horas perdidas

Sin pena o dolor,

En esperas vanas

De pasiones locas

Que van alejando

Un cantar sonriente

De aventuras suaves,

De besos frecuentes,

Tranquilos y hermosos,

Que traen del cielo

La aurora y el sol.

 

Besos clandestinos

Y dormidas locas

Dentro de la tarde,

Haciendo el amor

Sobre las cobijas

De pasto y arena

Dorada y finita

Que cubren el rostro,

Las manos y pies,

Y me dejan loca

De anhelo y distancia

Bajo las palmeras,

Las flores y el mar.

 

Abrazos dulzones

De esperanzas huecas

Y la fantasía 

De perfumes suaves

De azafrán y arroz

Que cubren un cuerpo

Sobrenatural,

Me llegan de lejos

Y me hacen llorar.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.