ErC

Relato cósmico.

Del espíritu de la luna
emana un gemido
de ternura y pasión.

Cerca de allí
contemplo nebulosas
cargadas de distintas  
vibras amorosas.

En las estrellas
tan sumiso y hermoso
se refleja tu rostro
bello como creación
sublimemente precioso.

El sol celoso
se molesta
por la lejanía
de no tener
tu linda piel.

En la galaxia
se juntan las alegrías
para competirte a ti.

Guardo en mi pecho
las sonrisas que regalas,
para cuando pasa
fugaz una estrella
pedirlas como deseo.

Es infinito el universo,
alguno cuentan
que existen varios,
pero tú eres una
única mujer
en el ramaje
de mis simples versos.

Sera dichoso mi sueño
pues en tus lunares
escondidos y divinos
se inspiran mis deseos
más profundos y sinceros,
sobre todo en el amor
que flota por lo cósmico
de los lugares más locuaces,
más lejanos y eternos.

Comentarios1

  • Maria Renteria

    Naturaleza y amor... son para mí lo mismo. Saludos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.