Eber R. Guerrero

Siempre la querré

Hoy voy a proclamar versos
mujer, de esos que te seduzcan
pues muchos marinos buscan
en las aguas amores tersos. 

Me enamore de tu aroma
que aun perdura en mi mente
de tu lacio cabello largo
ese de mis amores fuente.

Tu sonrisa y tus ojos
otra historia ya cuentan
pues me atraparon cual preso
que su pecado escarmienta. 

Ese amor por la vida tuyo
me atrajo de una tal forma
que aquel que odiaba la vida
ahora vividor se torna.

Para mi eres esa estrella
más brillante del todo cielo
y ante tanto anhelo que tengo
es por verte que me desvelo.

Son tus detalles pequeños
los que juegan con mi espíritu
y es que con todo el ímpetu
renaces en cada sueño. 

Desde aquel día tan glorioso
en que tu llegaste a mi mundo
me perdí al rumbo de tus brazos
desde un sentimiento profundo.

Empecé a vivir por ti
solo por ti llene cada hueco
de la soledad de un hombre
de la ineptitud de un terco. 

Razones son necesarias
para dar sentido a existir
te volviste todo el sentido,
es por ti que empecé a vivir. 

Conocí el cielo y la tierra
y en ella la paz y la guerra,
ella es y será para siempre
diré: la mujer mas bella.

Bella, no solo por su figura
tanta hermosura radica
dentro de un alma tan pura
y en un amor que no se explica.

Pues la amo a usted, eso es cierto
de usted a mi no lo sabré
pero si hay algo de mi parte
decirle: que siempre la querré



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.