Cristian Jovani

LA TAPERA

Será que el ripio llora por la sequía de pasos
pero el verde es candente nirvana
con pulmones de acero.
Libre y ansioso besa el viento en la Tapera;
noto solo el acento enfrutillado,
una solitaria sonoridad remolina.

¡Es delicia vista desde un balcón!,
esta tierra de ovejas, de gallos y gallinas,
de arrieros en sus caballos.
Oh, sonrosada pureza, me pareces rimar esbelta
con la melena del encanto,
con las aguas que moran en los peñascos.
Puedo oír los latidos del corazón de esta porción de miel.
Desde un sendero astillado
deslumbran las pecas de los riachuelos,
y sonríen al sol.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.