Hiram Garcia

Nocturna

Tan bella luna la que hay en esta noche tan solitaria y triste como tus ojos y tus sentimientos tan callados.

 

He de admitirte que yo también necesito de tus besos, abrazos y tal vez consejos…

 

Y aunque esto no parezca una poesía,

Te has vuelto más sombría;

Aunque parezca ironía.

 

No puedes dormir en las noches porque piensas en mí,

En mis abrazos y mis besos…

 

Y yo aquí deseándote cada noche, esperando despertar y verte a mi lado.

 

Mientras la distancia se burla de nosotros a carcajadas, sufrimos y lloramos juntos sin necesidad de vernos en persona.

 

La noche se convierte en nuestro testigo; mientras jugamos a ser amantes, jugamos con el destino.

 

Y ganamos más y más amor, cariño, odio y admiración al mismo tiempo rompemos juntos las fronteras que nos separan.

 

He de decirte mujer, que en estos años que he pasado contigo, mi vida es diferente, que el tiempo se me hace menos pesado… y le encuentro más sentido a mi vida.

 

Porque he encontrado en ti, el don de querer de amar sin precaución…

 

Pues mujer en ti encontré el amor.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.