Rafael Parra Barrios

Pancho en concierto!

Pancho en concierto!

Con Alirio Díaz,

el Chueco Riera,

y reliquias musicales,

prepara sus morrales

y su inevitable viaje.

De Caracas a Barquisimeto,

donde inicia sus estudios,

y con sus instrumentos

ensaya y aprende preludios.

Con Bach y Antonio Lauro,

brilla en eventos culturales,

la guitarra en sus manos,

suena el vals venezolano.

El Ambrosio Oropeza

luce cálido y abarrotado

y un público admirado,

lo aplaude desenfrenado,

sonatas y allegros

inspiran su concierto,

su vida y su son,

su ser y sus versos.

Él fue una serenata

que calcó en el alma,

en los poros de la gente,

su arte prominente.

Pancho el peregrino

enseña lo que aprende,

propagando su saber

con pasión y deleite.

Cual escuela de cuerdas

visitaba casa por casa,

a jóvenes promesas

dándole su magia.

Maestro y compositor

de música universal,

supo transmitirla,

con armonía y amor.

Ahora desde el cielo

su guitarra afinada,

expande sus notas

que como cascadas,

bañan de fe y pasión,

           el Reino del Señor.           



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.