Araceli Vellber

24

El invierno ha salido

y yo sigo en primavera, entre tus labios,

ahora viene el frio, la nieve

y yo que pinté en mi techo las estrellas

y cambié mi viejo catre

por aquel banco, triste de tanto verme

y tú te ríes

con tus muñequitos de nieve

y yo me atraganto entre tanto ruido

y quiero pan, quiero besos,

poder mirarte a la cara

recordando que alguna vez

no fui un hombre triste

y digno de una sopa caliente.

El invierno ha salido

mordiendo a los pobres, como siempre.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.