ubik

EL MANANTIAL

abocados a la tierra desde la vertiente

los epitafios del agua encajan a la perfección

hierbas heridas por el soniquete del viento medular 

hechiceros del tuétano

bárbaras estrellas agostan la eternidad

y ese beso de altura lunar que no obedece

siquiera sacude el latente fluir del cristal

y se abren premoniciones

porque los días celestes advienen con infarto de espumas

un tatuaje de perlas a la distancia del aire

uncido el sol a tu nuca

he descubierto la corriente clara 

por donde se desliza el peso de la luz



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.