carloszuluagazuluaga

EN UNA TARDE DE ENERO

 

 

En una tarde de enero

mi vida lloró en silencio,

lloraba mi vida en vano,

lloraba por tu desprecio.

 

Cuando te falte mi amor

y bañes tu vida en llanto

recuerda que yo te quise

y duermo en el campo santo...

 

y arrepiéntete del mal

que tú sembraste en mi vida,

para que Dios te perdone

y cures mi amarga herida.

 

Que muerto en el campo santo

esperaré tu oración

y en el huerto del silencio

vagará tu corazón.

 

Dormida como una sombra

tu vivirás en mi pecho;

pero nunca tu sonrisa

podrá visitar mi lecho.

 

Porque ausentes para siempre

vagaremos por el huerto

tú en el mundo cariñoso

y en la tumba yo desierto.

 

 

Comentarios4



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.