ubik

HOJARASCA EN AYUNAS

los huesecillos de lluvia 

entregan sus edades 

a esa fortaleza del instante 

que adquieren los gorriones 

voces de cobre enclaustradas

y altura gótica

que emiten la caducidad

paradisíaca del páramo

tus dedos de agua 

órbitas mortales

de matizada blancura 

en plenitud nocturna cauces

con promiscuidad arácnida

bestiario silencioso de criaturas

que alumbran la rabia del paisaje



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.