Kepler

Mi silencio

Sabio y viejo proverbio: “han de ser tus palabras

Mejores al silencio, o llámate al segundo”.

Me pregunto … ¿qué fuerza

me ha llevado sin tregua  a intentar percibirte

a mirarte… a buscarte.. o  solo a  imaginarte?.

No lo sé, o tal vez aún mejor:  no pretendo  saberlo.

O quizás acaso, aunque quiera negarlo,   

lo sepa demasiado.

La cuestión  sin sentido , es si  hay razón  alguna

para  seguir buscándo,

soñando con tus ojos, con tu boca…

o es que hay  forma   cierta   acaso de evitarte…

¿Puede acaso  la arena evadir insolarse?..

Tal vez, solo tal vez pienso,

sea capaz  el silencio de dar paz a  mi alma…

la misma que reclama  sentir, beber tu agua…

la misma  que cegada por tu luz no recuerda...

Jamás  me había ocurrido…

Una dura batalla:  razón y sentimiento…

Tal vez anhelo entonces   una elipsis de amor,   

que  triunfe  la primera… esa es simplemente

la razón del  silencio… la causa de mi ausencia.. 

Aun así, me interpelo: ¿he de hablarte sobre él?,

¿podrá tu alma acaso comprender MI SILENCIO?

¿podrá entonces mi vida corromper tu recuerdo?



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.