argantonio

Simbiosis

El ojo del toro es

de un brillo hondinégro.

 

El ojo del toro certero

se oye el mujído solitario.

 

Me pregunto a que espero

es un dolor incomprendido muy negro.

 

Instantes de paseo con la muerte

ante tus ojos que no quiero ver

para no hablarte para no quererte.

 

Porque voy a sacrificarte

voy a sentirme ebrio de nuestra

gran soledad, quiero acompañarte,

no mires, pasa despacio

en esta tarde de golondrinas

libres y cercanas.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.