Inexistente

Todo sucede en un día.

El día se divide en dos;

la mañana sepulta el ombligo;

la tarde abre una feria de tiovivos que suben y bajan

hasta quedar varados.

 

Hay seres invisibles que mienten hasta

su propia

sombra.

 

Vitrales se nutren de subrepticios ojos y bocas

                                               que se castran

para desterrar la verdad

de sus memorias.

 

En sus viviendas, los pájaros dorados ríen,

                                               se asustan                           

                                               al decir sus nombres

temiendo que mienten.

 

Cada uno se distancia de cada otro

                                               no es suficiente un mundo

                                               para acercarlos a todos.

 

El día se convierte en nada y la nada es todo.

                                               Todo sucede en un día.

  

 

Comentarios1

  • diego leonardo

    dinamismo puro en tu obra
    buena disposición y tematica
    bacán bacán!
    penseé k sería más largo
    saludos

    • Inexistente

      Gracias gotoh por tu comentario y apreciación. Lo aprecio. Mi saludo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.