borage2

Vivaz (Por Jorge Riechmann)

 

                                                                                          A: GI

 

Ahora sí que da lo mismo.

Amanece, amor, hemos saltado

por encima de la hoguera de San Juan,

nos hemos lavado la cara con el agua besada por la luna,

y tenemos

ante nosotros toda una palabra por vivir.

Amor mío, somos hijos de la aspereza, pero no tenemos

ningún ácaro triste en el centro del corazón. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.