Esteban Mario Couceyro

Me pides una sonrisa

Me pides una sonrisa

que la alegría inunde de luz el atardecer

¿crees que mi razón, es la galera del mago?

que mis manos…

mis manos sean aves, de coloridas plumas

pides palabras hermosas

cantos del paraíso, anunciando mi amor

crees que mis cabellos semejan bosques a punto de anochecer

y no ves mis ojos

esos que te han observado en mis brazos

como un ángel, sin pudor alguno

y que no pudieron más que humedecerse enamorados.

 

Hoy me pides que brille oportuno

que mis dichos sean estrellas en el azul profundo

que mis ademanes, sean vientos

huracanes apasionados

y que mis manos te alcen al cielo

mientras grito como un salvaje

mi locura de amor.

 

Me pides una sonrisa

y te la doy

también te ríes

mientras las sombras ocultan las cosas vanas

y el cielo se ilumina en tu mirada.

 




Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.