Eiden Phendragon

"La demencia de un cuerdo"

Hoy es una de esas noches donde la luna brilla con esa calidez titánica, posando su majestuoso destello sobre mis labios húmedos y solitarios, tan vacíos como mi pluma y su deseo prófugo en mis renglones.

 

Se ah escapado de mis dedos tu esencia, mi corazón ya no retoza con esa pasión ahora flaqueante y casi imperceptible. Te desprendiste de mi de una manera tajante y sin mas razón que la de un loco que regresó de una hipnosis tan profunda, tan densa que el peso de la realidad es demasiada para la coherencia que ahora corona su noche. 

 

Una sed sosegada corrompe mi tranquilidad recién adquirida, regalandome la imagen de aquellas manos dibujando cercos de colores en el firmamento, escapando de esa hilera taciturna de pensamientos fugaces que eran asechados por mi trastornada imaginación. 

 

Mis fantasmas huyen con la claridad de la mañana, mis pesados párpados se precipitan a una luz tan clara como la misma imagen que ahora invade mi subconsciente. Mis manos atadas a mi cintura se calibran lentamente mientras mi cuerpo inhala oxigeno por todos sus poros. La píldora de la felicidad recorre mi garganta transformando frías barras metálicas en un azul angelical. Si, te haz desprendido de mi de una manera tan tajante... Sin más razón que la de un loco que regresa a su cordura. 

 

        +Eiden P.+ 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.