Fiorella 807

Despertar

Ruego detengan el tiempo 

Qué nunca cesen las campanas

Qué el viento frío siga golpeando mi cuerpo

Mientras el fuego consume mi alma

Qué ayer sea mañana, que mañana sea hoy

Qué el sol se congele y la luna nos brinde su calor

Más pido que este momento que eterno se volvió 

Viva para siempre en cada beso y en cada flor

Mientras las hojas caen nuestros corazones permanecen siempre en la misma estación 

En la que una niña extraviada un día lloro, en la que el pequeño niño a su lado le obsequió lo que desde ese instante se convertiría en su único y más grande amor



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.