Lucy Quaglia

Las horas que paso

 

Las horas que paso

Sin pausa y sin prisa

Buscando una coma,

Un color, una rima,

Sin tener ninguna

Idea prolija

De lo que vendrá

Mientras que tecleo

Sentada en la silla,

Me van persiguiendo

En forma aburrida

Con inspiración

Bastante dormida.

 

Imágenes raras,

Limpias o torcidas

Van pasando lentas

Dentro de mi día.

Nada me conmueve,

Ni me dice algo

Que pueda escribir

Sentada en mi silla.

El viento se escucha

Junto con la estufa

Que manda el calor

Que nos tiene vivos

En inviernos fríos

Que vemos sentados

Frente a las ventanas

Que hay en la cocina.

 

Una caminata

Rompe tanto hastío,

Los pasos son lentos

Cuidadosamente,

Para estar seguros

Que el pie que apoyamos

No es sobre algún hielo

Duro y traicionero.

El sol brilla arriba

Mientras caminamos

Yéndonos al río

Que corre ligero

Trayendo el torrente

De agua retorcida

Que viene bajando

Desde alguna fuente

Que encontró temprano

Mucho más arriba. 

 

Comentarios2

  • el duende

    deletreando me he bajado,por sus renglenos, leyendo,solo me pare en las comas, para seguir,cautivan sus letras aun balsamo para el sentir y para la vista,,,,dejeme mandarla un beso volador,,,,,,su duende

  • Lucy Quaglia

    Muchas gracias, no veo por qué alguien considera este poema doméstico (un paseo y la inspiración) alo par amayores de 18 años, en fin.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.