antonia camargo

Mi perdicion

En mis sueños de anochecer,

veo a tu hijo,

viviendo en ti, alimentándose de ti

mujer poderosa,

veo tu predilección

siento el anhelo de él,

ese amor que los une

sin conocerse,

veo como vuelvo a caer

siento el miedo, el terror,

la melancolía maldita

y me oculto, indiferente

para no creer

pero me voy hundiendo

en su nacimiento,

perfecto,

sin soledad

sin rechazo,

sin dolor…

sin tener que ser yo.

 

Antonia camargo

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.