angelillo201

Volver loco a un ruiseñor

que abismo se ha tendido entre el ruiseñor y su canto.

Unos dedos echan raíces en la raza y en la patria hablando a través de una máquina que atraviesa con su voz fronteras llenas de chaquetas de cemento y alambradas.

Por todas partes hay pueblos, continentes enteros como Europa, que merecen el mayor de los desprecios.

Y gente cruel a la que agradecer su fiereza.

Es necesario, quien desee  salvarse de una oscura existencia,

seguir el vuelo de Hamlet.

Y el que ame la vida decente,

ser el verdugo de su madre.

Hágase la voluntad,

pura estupidez.

Y el elogio a la locura,

crueldad.

Vosotros,

filas de obreros robotizados en las filas del paro.

¿ Quién se dirige a vosotros a guiaros?

Diamantes de plástico,

que se romperán como Pirita espumosa,

que deslumbra como oro,

cuando las bayonetas bailen confusas con vuestras cabezas.

Ahora, anuncian los ruiseñores ante los cañones,

que es necesario  un nuevo holocausto.

para que los gusanos engendren un nuevo ser más robusto y sano.

 

Angelillo de Uixó.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.