Frances Villa

Venganza

Como en doradas manos

se nos ha brindado

El mar, el cielo

y los campos verdes.

Pero unas manos de

codicia han aprisionado

El agua, las nubes

y los Verdes bosques.

Esa mano es la mía

que quiere para sí

toda la vida

Y aunque esta se escapa

mis manos siempre

la alcanzan.

¡DIOS, dame la muerte!

o al menos a ellos:

"La venganza"



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.