RICARDO ALVAREZ

1-NUESTROS MOMENTOS 2- ME ACOSTÉ EN EL SUEÑO DE MI AMADA 3- LOS OJOS DE LA LUNA

 

 

 

  1             NUESTROS MOMENTOS

 

 

El frío trae viejos recuerdos alusivos,

momentos de amor enardecido,

así como las hojas de un árbol desnudo

caen al suelo con sus historias.

Historias de alegre convivencia,

de cuando estabas como el rocío en las corolas,

noches de controversias

socavando horizontes con tu ausencia

y entre tus alas taciturnas

en un corto viaje abrías los crepúsculos

como una mariposa de fuego.

 

Tú y yo, cuerpos de vestigios,

acariciándonos la piel despojada de atuendos.

despertábamos entre suspiros y desgarros

con trinar de pájaros que dormían en tus nidos.

Aún huelo la distancia del longevo camino,

los aromos de tu pelo desprendidos.

 

Azabache de larga cabellera,

es mi paso obcecado que regresa

a rozar los arrullos de tu huella

y ni el frio detiene la marcha,

me siento un pájaro que libre regresa a su destino.

 

Sobre tu cabeza cantan los grillos,

y te oigo desde lejos taconear la sutil suela.

Mi palabra no te alcanza lejana briza,

claridad de lámpara dio el leño de tus pinos

engrosados de ardiente trementina

como si mi boca fuera esclava tuya

y fueses un volcán de lava

donde la palabra se parte elástica,

reconocer tu voz de sirena y andar de centaura.

 

Me legaste con tus sueños un campo de rosas

y con el madero maleable de tus castañas

labré con tu cintura mi guitarra

y al rasgar tronó hasta la espuma excesiva

en aquel mar de besos desmedidos.

 

Guardé los momentos en una copa de vino

y quietas estaciones maduraron el fruto de tu cosecha.

 

 

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

Poemas de ricardo alvarez@blogspot.com

 

Poemas de ricardo alvarez-blogger

-------------------------------------------------------------------------------------------

2 -    ME ACOSTÉ EN EL SUEÑO DE MI AMADA

 

Antes que la noche

bajara su bufanda fría en la montaña

 sembrado breas en las sabanas

El apresurado día se fue sin la tarde.

Bebí agua del grifo que goteaba.

 

 

En la sombra oxidada del cerro frío

 Iban los sueños de una limusina perdida,

en los atajos clandestinos sin faros de noche

se doblaba la naturaleza perturbada.

 

En los techados de cartones

andaban los pies de la pobreza

y en las chapas maullaban gatos/

 

La vacía perorata se abría en cadena por pantalla,

cayeron apagados fuegos en la órbita del alarde,

la flor plástica y obesa se comió hasta la tarde/

 

 

De nuevo el filo de la llaga en su hora punzante

se mimetizó en mis vísceras y con intransigente voz

dictaba apuntes en los canales del suicido,

cuando bajé el interruptor

cambié por otra musa los fantasmas.

 

A la diosa le desfallecía la bombacha

y millares de ojos se desorbitaban/.

 

Ya sin más controles tomé el cuadrado,

en el límite del hartazgo,

forniqué el

rectángulo de vidrio y

con mis manos de arrojo furioso

lo exilié al patio de los desechos.

 

Decidí no llevarme las musas a mi cama,

tomé el respiro del mínimo aire que entraba,

me acosté con el sueño de mi amada

y amé su burbuja de cristal moldeado/

.

 

Le degasté la alfombra cobriza de su piel

de ósculos encendidos,

en esa llanura de monarquía

y en la altura infatigable de sus montañas

dejé dos besos sentados para erguirse al alba/

 

 

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

-------------------------------------------------------------------------------

3- LOS OJOS DE LA LUNA

 

Luz de claraboya 

en la tenue sombra 

que enmarca el tálamo. 

En suaves sábanas 

te apasionas con mi piel, 

te sumerges en mis gravedades 

con tus labios de imantada rosa

y secuestras mis íntimas verdades 

con estrépito de pirata en su bajel… 

El alba cierra tus parpados 

nocturnos/ 

 

Bajo su alero duermen los ojos 

mágicos de la luna/

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.