Consuelo Soto

La estrella

Conocí una estrella,

iluminaba la eternidad,

mientras la vida se apagaba,

cada día más brillo, relumbraba,

como sin dar un paso atrás.

 

La primera de los astros en el cielo,

la gente aturdida no entendía,

a veces se acercaban, otras, huían,

las gentes son extrañas,

cuando se trata de observar.

 

Le inventaron cientos de nombres,

nacidos del amor o del azar,

y otros deseosos de odiar, 

inventaron mil excusas,

le ataron demonios sin cesar.

 

se movía siempre,

cambiaba de lugar,

un día aquí, otro día allá,

un día cerca de la luna,

otro día cerca del mar.

 

Conocí una estrella,

cruzando el espacio temporal,

de los astros en el cielo,

la primera en despertar, 

y de todos los nombres, estaba claro:

Libertad.

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.