Marieli

Caminos de paz

Caminos que conducen a fuentes de vida

Reverdecen al ánimo y encantan la mirada

Son señales y presagios que muestran esperanza

No advierten si no se asoman, inesperadamente se hacen sentir

 

Es mi camino una raíz que va creciendo

Sus brazos se expanden por veredas impredecibles

En ocasiones se rompen o se secan

Más vuelven a nacer tras cada ocaso

 

Es quizá el camino del ser maduro

Que se pinta cuando no se imagina

Tras haber entendido la verdad de los hombres

Que somos polvo y del barro venimos

 

Feliz coincidencia la que alberga este momento

El tiempo preciso y exacto que no fue antes

Sólo la mirada serena permite verlo

Al haber comprendido ya el pasado

 

Ni idealizar ni menospreciar, sólo saber apreciar

Lo oculto de un entramaje que no se entiende

Pero enseña el misterio del silencio

Instantes detenidos que volverán a danzar

 

En turbulencias saber aguardar la claridad

En las tempestades mantener la calma

En el diario andar no claudicar

Saber que un propósito se esconde detrás del paso

 

Es el andar en un vaivén y danzar al son de la vida

Agradecer la fuerza y aceptar la resignación

Tiempos para ir y tiempos para quedarse

Estaticidad y movimiento y ambas otorgarles paz

 

Hoy por fin se trasparentan las aguas

¡Valió la pena la oscuridad!

A veces hay que serenar y esperar

La primavera siempre llegará

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.