andrea barbaranelli

Paisaje marino con Orfeo, 2

Te he perdido en el tiempo, como

en una desconocida ciudad. No tengo

el hilo

para volver a recorrer el laberinto.

Estoy yo mismo extraviado. La noche

encoge sus metáforas, el día

menudea sus espejos

sin reverso.

Me alejo.

Me lleva una corriente de palabras.

La mido

sólo con palabras.

Mis palabras son el tiempo.

El tiempo

es mi palabra enajenada.

Estoy perdido en el laberinto

de mi palabra enajenada.

Trazo

signos que apenas trazados flotan

lejos en la estela,

apareciendo

y desapareciendo.

A la deriva.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.