a.javier

NATURALEZA DORMIDA

 NATURALEZA DORMIDA

 

La montaña descendió en la humedad del ambiente.

La conciencia se convirtió río, en

Aire.

 

La extensión de la vegetación conquisto el extenso follaje.

La sombra de los árboles purifico

El ambiente.

 

Nosotros más pequeños buscamos y Buscamos.

Una senda donde las animas nos

Encontrasen libres como el agua.

 

Nacimos y crecimos como dios de barro.

Envidiando ser de oro, Ho fuertes metales.

Para luego ser al final polvo, agua,

Aire.

 

a.javier escobar



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.