YanaY

.

Miles de imágenes danzan en mi mente,

...siniestras...

en espera de una bala perdida que termine la función.

 

¿Qué tan cruel puede ser nuestra existencia?

 

Aun sigo embriagada del olor de sus manos,

olían a caricias muertas y deseos reprimidos.

 

Se encargo de llenar mi piel de roces,

dominando al monstruo de mi alma,

lo mutiló a besos...

en copa ajena era agua,

y yo estaba sedienta.

 

Tentación

Castigo

Perdición

Falsedad

Deseo

Desilución

Alegría

...Silencio...

 

¿Cómo callar a mi pecho que aún piensa en su piel desnuda?

¿Cómo pedirle perdón a Dios si en sus ojos habían mas de 10 pecados?

 

Amada perdición,

Déjame gozar tan solo una vez más de tu existencia...

Seré por una noche la amante y dejaré de ser la amiga,

y si quieres,

mañana olvídame.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.