Hermes Antonio Varillas Labrador

“La gran tragedia de un país sin líderes”

“La gran tragedia de un país sin líderes”

 

¿Qué es un líder?, en cierta ocasión me preguntaron con inquietud

Pregunta muy curiosa lanzada por mis estudiantes llenos de juventud.

Para comenzar, es válido y necesario aclarar, respondí:

¿Quién o qué no es un líder?...

 

Un líder no es una persona deshonesta, no es un demagogo.

Un líder no es una persona déspota, no es un dictador.

Un líder no es una persona pendenciera, no es un violento.

Un líder no es una persona ambiciosa, no es un arribista.

Un líder no es una persona abusadora, no es un sátrapa.

Un líder no es una persona maniática, no es un megalómano.

Un líder no es una persona autócrata, no es un opresor.

Un líder no es una persona embaucadora, no es un charlatán.

Un líder no es una persona irregular, no es un ilegítimo.

Un líder no es una persona amilanada, no es un cobarde.

Un líder no es una persona conspiradora, no es un traidor.

Un líder no es una persona carente de fe, no es un ateo.

Un líder no es una persona desequilibrada, no es un resentido social.

Un líder no es una persona mal intencionada, no es un politicastro.

Un líder no es una persona soez, no es un ser escatológico.

No les cause sorpresa si las anteriores caracterizaciones les suenan

Idénticas a cierto personaje que las poseía casi todas en vida.

 

Luego, un líder será una persona con mucho carisma y sabiduría,

es un servidor social a cabalidad, su lema es servir y no ser servido,

es quien aprovechando fortalezas y oportunidades, en caso de amenazas,

conduce al pueblo que lo eligió como guía hacia mejores derroteros,

con entrega, con unión y valor, con mucha cautela, con mucha hidalguía.

Un auténtico líder sabe delegar funciones y sabe que no es eterno,

alienta a la generación de relevo, no impone supremacía ni hegemonías.

Un líder tiene como atributos la lealtad, la honestidad,

la verdad,  el amor al prójimo, por la libertad y por la vida.

 

Lamentablemente en Venezuela, salvo honrosas excepciones,

contamos con los que no son líderes, con lo que son la antítesis,

con los que hacen del arte de la política un sucio negocio

sobre la base del fraude, de la marrullería y la anarquía.

Y es un momento histórico muy grave, pues parafraseando,

como diría nuestro genio, el Libertador Simón Bolívar

sin líderes y sin políticos honestos el país marcha a la deriva,

a la deriva, pues tan delicado rol lo han asaltado con las armas

mediocres militares con corruptelas y ambición desmedida.

Con ello finalicé mi explicación, tal vez no tan académica,

pero sí pensado en Venezuela y sus profundas heridas.

 

Cuente usted estimado profesor que no todo está perdido

que en nuestro espíritu y alma de venezolanos dignos…

-fue la réplica ofrecida- bulle un liderazgo encendido,

por Venezuela y sus hijos, la resistencia es con pundonor

no nos rendiremos, pese a que nos crean enclenques y canijos.

 

Por Hermes Varillas Labrador

 

1476                           06/01/2017

 

Advertencia:

Mi obra poética o en prosa no posee derechos reservados de autor, no escribo con fines de lucro, publico con derechos compartidos de autor, en lugar de copyright, un solidario y humanista copyleft, es decir, derechos compartidos gratuitamente, aclarando que la única exigencia es conservar los créditos de mi humilde producción.

Comentarios1

  • JADE FENIX

    Lamentablemente el pueblo es quien los elije, pensando que nos van a sacar adelante, mas solo logran defraudar.
    Excelente como siempre tus letras amigo.
    Un placer leerte.
    Un fuerte abrazo.

    • Hermes Antonio Varillas Labrador

      En efecto, así es mi apreciada amiga Jade, y mientras no exista consciencia en el pueblo, continuará la misma tragedia.
      Hay casos en que regímenes dictatoriales, caso emblemático el de Venezuela, pretenden engañar y confundir presentando una educación masificada como un gran logro, cuando en realidad es más que todo ideologización en masa, sin calidad, sin contenidos curriculares, sólo lo que a ellos le interesa (se puede leer en uno de los textos oficiales de educación primaria cubana: El miliciano tiene un fusil. Él ama la paz. En manos buenas el fusil es bueno), y eso definitivamente es adoctrinamiento, no es educación.
      La educación respeta la libertad de pensamiento,
      no mediatiza, al contrario libera…
      la educación no hipnotiza,
      despierta consciencias,
      la educación no es arma de guerra,
      es un instrumento de paz.
      La educación no obnubila,
      La educación sensibiliza.
      La educación no segrega, ni divide,
      alimenta el valor del amor y la unión.
      La escuela no es lugar de adoctrinamiento,
      es espacio formación y crecimiento.
      Es triste ver y tener que decir que en Venezuela los maestros quienes son por esencia y naturaleza líderes sociales en las comunidades, ahora una cantidad considerable de ellos decididamente sirviendo como monigotes al régimen oprobioso.
      Disculpa mi pastoral. Un abrazo de vuelta con el mismo afecto.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.