RICARDO ALVAREZ

1- AUN RECUERDO TUS COSECHAS 2- CAUDALES

 

    º-  

  

 

El frio trae viejos recuerdos alusivos,

momentos de amor enardecido,

así como las hojas de un árbol desnudo

caen al suelo con sus historias.

Historias de alegre convivencia,

de cuando estabas como el rocío en las corolas,

noches de controversias

socavando horizontes con tu ausencia

y entre tus alas taciturnas

en un corto viaje abrías los crepúsculos

como una mariposa de fuego.

 

Tú y yo, cuerpos de vestigios,

acariciándonos la piel despojada de atuendos.

despertábamos entre suspiros y desgarros

con trinar de pájaros que dormían en tus nidos.

Aún huelo la distancia del longevo camino,

los aromos de tu pelo desprendidos.

 

Azabache de larga cabellera,

es mi paso obcecado que regresa

a rozar los arrullos de tu huella

y ni el frio detiene la marcha,

me siento un pájaro que libre regresa a su destino.

 

Sobre tu cabeza cantan los grillos,

y te oigo desde lejos taconear la sutil suela.

Mi palabra no te alcanza lejana briza,

claridad de lámpara dio el leño de tus pinos

engrosados, de ardiente trementina,

como si mi boca fuera esclava tuya

y fueses un volcán de lava

donde la palabra se parte elástica,

voy reconociendo tu voz oceánida

y tu tráfago  de doncella hidalga.

 

Me legaste con tus sueños un campo de rosas

y con el madero maleable de tus castañas

labré con tu cintura mi guitarra

y al rasgar tronó hasta la espuma excesiva

en aquel mar de besos desmedidos.

 

Guardé los momentos en una copa de vino

y quietas estaciones maduraron el fruto de tu cosecha.

 

 

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

Poemas de ricardo alvarez@blogspot.com

Poemas de ricardo alvarez-blogger

----------------------------------------------------------

 

2 - CAUDALES

 

Caía la tarde lóbrega

como una dulce mano

a rozar los tejados,

con hilos de aguaceros,

algodones y plumas,

obsequios del universo

que sus joyas le donaba.

Parecía un concilio de aves

en los delicados brazos del viento,

mecida en la cintura

de ramas claras

con hojas de lana borrega.

 

Un beso sutil de agua trémula

cual si el sensible cielo lagrimeara

esferas diáfanas

destinadas a  disipar velos de bruma.

Un lento bullicio

húmedo diluido en los poros de la tierra,

donde los sucos torrentosos

son caudales de sangre que alimentan

la madurez de los frutos en el planeta



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.