YO CLAUDIO

LÁGRIMAS EN LOS OJOS.

Ya no cantaba, 

se le veía triste en la rama,

su carita triste

y sus ojos llenos de lágrimas.

 

Sus alas caídas desordenadas,

todos pasaban de largo

nadie le preguntaba nada.

 

Su mirada siempre triste melancólica

su corazón hinchado por sus latidos 

Su alma con espacio escondidos

sus trinarés cansados sin lógica.

 

Triste se veía al gorrión 

triste el árbol milagroso

enfermosé de pena y amor

se a muerto mi gorrión celoso.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.