Inexistente

Veinticuatro horas.

No revientes viento,

no te afanes.

Hay más tiempo que días en enero,

no quieras deshacerte del polvo

que a tus inasibles alas sube

¿acaso quieres reventar nuestros pulmones?

Veinticuatro horas han sido todas para ti,

la charca donde has secado tus alientos

son simplemente hoyos de la tierra.

La floresta frunce sus ceños, te mira con enojo,

sus hojas aún verdes

postran sus nervaduras, piden clemencia.

Las secas otoñales se rinden, no tienen nada que hacer,

-ya sin voz para decir-

serán nada más “lo que tú te llevaste”.

Las guayabas, y aguacates y moringas

defienden como fieras sus flores y sus frutos

Resignándose lucen, -sin brillo clorofílico-

no segarán más que cansancio.

Yo solidario estoy con ellos.

Solo la opacidad que te acompaña

y la frescura de las manecillas del crepúsculo y las noches,

me hacen declinar y anotarte puntos a favor.

 

Comentarios2

  • kavanarudén

    Respiro esa soledad que te hace entrar en lo profundo de tu interior y poder reflejar a través de tu pluma, este cúmulo de sentimientos.
    Dulce nostalgia, un toque de tristeza...
    Un placer leerte
    Kvi

  • Maria Hodunok.

    Triste, reflexivo, pero maravilloso.
    Un placer leerte.!!!!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.