Marisa Rivero C

VIE

Para ti,

que iluminas mi camino,

que sabes de historias imperfectas

y almas que un día perdieron el equilibrio.

Que duermes

entre el secreto de un beso

y los ojos cerrados de un niño.

 

Para ti,

que envejeces la frescura de la primavera.

Que arrojas sombras

sobre las tardes de otoño.

Que fecundas a febrero de lirios,

mientras derrites a arañazos

las nieves que cubrieron las primeras rosas de invierno.

 

Para ti,

que brotas intacta de emociones

para ahuyentar la tristeza de aquella niña enamorada.

Que oprimes su distancia

con velos de color lavanda,

y ocultas la nostalgia

para que la luz no llegue

hasta el calor de su doliente mirada.

 

Para ti, vie,

de horizonte confuso

y secretos aromas

que tejen los sueños

con hilos de seda azul.

 

Conozco tus días de rabia.

El extraño cantar del ruiseñor

cuando te preguntan por el incierto camino.

Tus veladas noches,

cuando abrumas las almas de ansias inaccesibles...

¡Te conozco!

Porque como tú,

yo también tengo una historia que contar.

Marisa Rivero🌬



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.