Inexistente

No bastan cinco monedas.

Una aguja pincha iracunda los ojos de seda,

el opio simula

hasta en los ribetes dorados del monedar,

cinco monedas han caído

debajo de un pelotón de niños  

que han hurtado la ciudadanía de las calles

y los semáforos en rojo.

Su identidad no es de terrícolas.

Enjambre de abejas luníferas.

Compran la luna y su McDonald,

se rellenan los cráteres

de hamburguesas cósmicas,

saben a hierro, y a polvo y a miel artificial,

Ahí las noches trascienden con lágrimas.

No bastan cinco monedas

para torcer el hambre

y hacerla engordar,

la miel parece engañar

a tantas deseosas hormigas,

- cocidas a sus costillas, barrigas -.

Comentarios2

  • Maria Hodunok.

    No, no bastan cinco monedas para acabar con el hambre.
    Sublimes letras.!!!!

    • Inexistente

      Un abrazo para ti.

    • Berdemora

      Percibo un aire Hernandezco (Miguel Hernández) en tus letras, me haces recordar un tanto al "Niño yuntero"...

      "Me duele este niño hambriento
      como una grandiosa espina,
      y su vivir ceniciento
      revuelve mi alma de encina."

      Buen escrito, saludos.

      • Inexistente

        Bonitos versos. Nadia mis saludos.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.