antonia camargo

Encuentro

El ocaso se fue sin ti

te dejo estar en mis brazos esta noche,

permitió mi amor solitario.

 

El azul infinito

nos abriga y desenvuelve 

bajo sus velas brillantes de poco fuego.

 

Puedo soñar junto a ti,

siento la calidez de tus soles en mi,

la noche me hace sentirte mio,

 

y en los ecos de la oscuridad

siento tus manos

y tu mirada.

 

Amanece,el alba te busca,

debes volver a tu cima

y yo a la profundidad de la que te observo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.