Santiago Miranda

El inconciliable sueño

Perdido, como un castigo

toda la culpa embotada al fondo

de los opacos pozos en la mirada

equidistantes al apretujado espacio

miríada de preocupación y horrores

aquel futuro deslizante como una tarta

recalentada en verano, es el calor insomne

en lo oscuro soy luz de nada, ciega reflexión

colindante de atavíos me despojo y ahora voy siendo

vaivén desnudo, abajo las lanzas y corazas

e indefenso palpo las hendiduras

de ciudades de otoñal nostalgia

aquí la culpa merodea libertades

 

Oh laberintos del sudor Borgeano

¿Es acaso todo un lánguido sueño?

 

Aquí en la última morada

Celo la torre como un homenaje

Al entretanto se adentran las fuerzas

Liquidas o militantes redes del sueño

El iluso tiempo ha traído la vista desde

El vacío un sol parido con tentáculos de

Un fuego ha comenzado a freír sus planos

De planicies o planes, ahora aterrizo de golpe

No quiero saber nada de tu orgullo incandescente

Ahora duermo pero tarde, duermo sin soñarme

Comentarios1

  • Amalia Lateano

    Estimado
    Es un poema maravilloso.
    Siempre me dejas anonadada por la versatilidad de tu pluma.
    Felicitaciones,
    Amalia



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.