Decameron

El Destierro

Me quedé prendido de tu sexo como

una bestia atolondrada y sórdida,

confundido y asustado

de fantásias a las que me llevabas.

 

Lloraba y reía en la podredumbre de 

la etérea y recelosa incertidumbre que 

desgarraba mi vientre con

avidez descomunal.

 

Termine destrozado de tu efecto nocebo,

natural, y amargo que preña a la nostalgia,

cual tierra a manos del agua, ésta, queda húmeda,

olorosa y cálida como buen amante de la vida.

 

Espere lo suficiente para que terminara mi litigio contra mi reflejo, mi sombra y tu recuerdo

pero la desgracia de la obsesión mata tan rápido como una adicción,

para esa condición tan paupérrima es necesaria

la supresión instantánea del recuerdo con efectos secundarios

 

Si he de perecer junto a la Gioconda de tus senos o al grito de tu vientre,

quiero que sea mucho antes de tu destierro,

mucho antes de tu ausencia,

cuando tú piel se funda en la mañana de mi sosiego.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.