Samuel Santana

Triste invierno

 

La ciudad amaneció de blanco.

Hace días nubes tapan al sol.

Intento caminar pero mis pies

jadean y se hunden en el frio

que penetra el cuerpo hasta

los tuétanos.

Pero lo que más apena

son los tristes arboles

sin hojas e intranquilizados

por los oscuros y

escandalosos cuervos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.