argantonio

La Filipina

La ubícua emigrante filipina,

trabaja seis días a la semana,

ciento veinte euros mensuales gana,

por un trabajo de negros que ya es rutina.

 

El domingo lo festejan en una apartada plaza,

lejos de las casas lujosas donde sirven,

muy lejos también de su tierra donde malvíven,

y sueñan con emigrar como única baza.

 

Ese único día de recreo

están unidas pero solas

entre cartones que son provisional morada.

 

No las ve nunca de paseo

ni siquiera contemplando las olas

que las trajeron hasta aquí para vivir esclavizádas.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.